Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi

Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi
Tango, Radio y más Historias, blog distinguido por su aporte a la difusión del Tango, sus autores e intérpretes.

martes, 1 de octubre de 2013

Ciriaco Ortiz - Biografia - 1 de octubre de 2013


                                                          Ciriaco Ortiz

Ángel Ciriaco Ortiz nació en Córdoba el 5 de agosto de 1905 y murió en Buenos Aires el 9 de julio de 1970. Con mejor derecho que de Malena podría decirse de Ciriaquito que sus venas tenían sangre de bandoneón, pues su padre era un consumado ejecutante de ese instrumento, y a fines del siglo 19. Aquel Ciriaco legendario fue el maestro de Ciriaquito.
No tenía 20 años el morochito cuando emigró a Buenos Aires, persuadido por el pianista Nicolás Vaccaro, autor de Barajando, de que en la capital le esperaba su destino. Pronto halló conchabo en la orquesta de Juan Carlos Bazán, y de allí en más hizo el camino de todos los músicos de tango, camino lleno de meandros, de recodos y de ritornelos. Su fama de bandoneonista fue creciendo a la par que la de sus chistes y chascarrillos, que parecen ser lo más recordado de sus andares y quedares. Felizmente, el fraseo moroso y coloquial que cultivaba, chamuyeta y querendón, como de tardecita provinciana bajo la parra hospitalaria, perdura en grabaciones encantadoras. ¡Qué macana habría sido que Ciriaquito naciera antes que Edison! Pero no; tuvo la precaución de comenzar a grabar sus discos -el 15 de setiembre de 1929, para más señas-, cuando el sabio ya había perfeccionado el gramófono. Formó para ello un trío con los guitarristas Vicente Spina (autor de el vals Tu olvido) y Ramón Andrés Menéndez. Para entonces ya había fraseado en la orquesta de Roberto Firpo e inclusive había formado un pequeño conjunto en el que tenía de ladero a Luis Petrucelli, alejado del sexteto de Julio De Caro, donde lo reemplazaría Pedro Laurenz.
En el después de aquel momento cenital -el de la formación del trío-, cabe una fecunda estada en la orquesta de Francisco Canaro, su actuación en el sexteto Vardaro-Pugliese, su desempeño en el Quinteto de Ases, diseñado por Homero Manzi (cuatro fueyes: Maffia, Marcucci, Laurenz, Ciriaquito; un piano: Piana), y en el Trío Número Uno de Radio El Mundo, junto a Cobián y a Cayetano Puglisi, y en el quinteto Los Virtuosos (Marcucci, Julio y Francisco De Caro, Elvino Vardaro). Además deben contarse la música que puso a los alejandrinos de dieciséis que le dio Celedonio Flores con el título Atenti, Pebeta, tango que difundió Alberto Gómez (1929), y algunas otras. Su cursas musicus es extensísimo. Fueron 40 años de trajinar con las botoneras en ambas márgenes del Plata, y también muy lejos del estuario color de león, de inventar chistes y de ejercer con virtuosismo inigualado el arte de hacerse querer.

Mi memoria rescata un reportaje que alguna vez le hice para una revista porteña. Yo lo había descubierto cuando modulaba con su bandoneón sin segundo, como silabeando la letra de Mano a mano, sentadito al frente de una orquesta muy numerosa dirigida por Marianito Mores (años 50, teatro que se llamaba por entonces "Enrique Santos Discépolo"), ciertas noches de "El Viejo Almacén", donde disfruté la hospitalidad del gran Edmundo Rivero (y espero no haber abusado de ella), cuando su fueye le chamuyaba no sé qué cosas rantifusas a la guitarra de Edmundo Zaldívar... Bella alucinación la que me lo presenta ahora, desovillando con su derecha la melodía inefable de Los pájaros perdidos, mientras Astor se esfuerza en vano por enredarlo en los acordes endiablados que teje su izquierda entre traviesa e insurgente... Quizás alguna vez -si, como escribió Julián, hay un mundo pa' los que se piantan- el buen Dios me dé el gusto de ese concierto que sólo su omnipotencia podría hacer posible.