Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi

Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi
Tango, Radio y más Historias, blog distinguido por su aporte a la difusión del Tango, sus autores e intérpretes.

domingo, 20 de mayo de 2012

Alberto Vacarezza - Biografia - 20 de mayo de 2012

Alberto Vacarezza
Bartolomé Ángel Venancio Alberto Vacarezza nació en Buenos Aires (Almagro) el 1° de abril de 1886 y murió en la misma ciudad el 6 de agosto de 1959.
Contaba Enrique Delfino que, cuando llegó a España, en 1924, no lo conocían allí como parodista y excéntrico, ni como autor de Milonguita. Para los españoles era el autor de La copa del olvido. Vicente Climent, actor de la compañía Muiño-Alippi que poco antes había llevado el teatro argentino a la capital española, difundió ese tango. En el repertorio de la compañía figuraba “Cuando un pobre se divierte, saínete de Alberto Vacarezza”, que lo incluía. En el estreno porteño lo había cantado José Ciccarelli, quien, al comenzar el canto, daba un puñetazo sobre la mesa del bar y profería: «Mozo, traiga otra copa». Ciccarelli no viajó a España y lo reemplazó Climent, logrando un éxito sin precedentes. D' Angelo, uno de los cantores de la troupe "Los de la Raza", dirigida por los Navarrine, lo paseó por toda España. En el teatro "Maravillas" de Madrid lo cantaba, entre aplausos, la cupletista mejicana Pilar Arcos y Conchita Piquer, en las primicias de su extensa y fulgurante performance de tonadillera, lo incluía en su repertorio.
Vacarezza, el autor de la letra, era ya, con Carlos Mauricio Pacheco, uno de los autores más representativos del sainete porteño. Se había iniciado en 1903, con El juzgado, y en 1911 contabilizaba el formidable éxito de Los escrushantes, un clásico del género y también de la literatura lunfardesca. En 1921, la noche del puñetazo de Ciccarelli en el teatro "Nacional", ya había estrenado “Tu cuna fue un conventillo”, en una de cuyas escenas José Franco, en el papel de Rancagua, recitaba un elogio al tango:
«Es el reír de las pibas y el estrilar de las viejas... Los chivatazos del reo que jura venganza eterna cuando la piba topián...»
No se cantaba, sin embargo. ningún tango, aunque para la fecha del estreno (21 de mayo de 1920) el tango-canción ya había llegado a las representaciones saineteras (Milonguita se escuchó el 12 de mayo de aquel año). La copa del olvido fue seguramente el primer tango de Vacarezza. Gardel lo grabó el año siguiente. Luego grabaría otros doce, que se nombran a continuación para que nadie dude que don Alberto tiene buen derecho a figurar en estas páginas: “Adiós para siempre”, “Adiós, que te vaya bien”, “Araca corazón”,”Eche otra caña pulpero” (éste es un estilo), “El carrerito”,” El poncho del amor”,” Francesita”, “No le digas que la quiero”, “No me tires con la tapa de la olla”, “Otario que andas penando”, “Padre nuestro”, “Talán... talán”. En cuanto a Padre nuestro, lanzó a la fama a Azucena Maizani cuando lo cantó en el saínete “A mí no me hablen de penas (27 de julio de 1923)”.
La letrística vacarezziana no se agota en esos títulos. Otros pueden ser Viva la patria, Atorrante, Pobre gringo, Virgencita del talar, Julián Navarro, Botines viejos (gran creación de Azucena Maizani), Calle Corrientes, Maldonado y aínda mais.

Alberto Vacarezza que estrenó, entre 1903 y 1947, más de ciento diez piezas escénicas, no mezquinó, a su hora, las actitudes políticas que su conciencia y sus convicciones le sugerían. Por eso sufrió discriminación después del año 1955. "Fue víctima de acusaciones torpes y censuras ridiculas -testimonió Juan Osear Ponferrada-. Secuela de esos juicios erróneos o malévolos fue la determinación de la entidad de actores en el sentido de abstenerse de todo homenaje al autor que acababa de morir». El diario La Nación, con ejemplar objetividad, le dedicó, en cambio, una extensa nota necrológica, lúcida y justiciera. La fama arrolladura del sainetero, autor de El conventillo de La Paloma, ha desplazado a la que Vacarezza merece disfrutar también como letrista de tango. Este recuerdo trata de reparar una partecita, al menos, de la gran parte de justicia que la rutina del juicio y del elogio le ha negado.

lunes, 14 de mayo de 2012

Alfredo Gobbi 14 de Mayo de 2012 -618-

GOBBI, ALFREDO
(14 de mayo de 1912 en la ciudad de París - Francia  -  21 de mayo de 1965 en la ciudad de
Buenos Aires) - Nombre de familia: Alfredo Julio Floro Gobbi Violinista, director , compositor y arreglador. Apodo: El violín romántico del tango.
   

 Violinista admirable, con un personal modo de ejecutar que se reflejó en el estilo de su
orquesta, la que tenía un tratamiento armónico de depurada musicalidad, en fin... una orquesta muy milonguera, para un tango preferentemente lento y acentuado. Sus instrumentistas siempre se lucieron en los solos, en los que siempre predominaba el violín romántico de legítima estirpe Decareana, donde el piano tenía una influencia preponderante y que se transformaba en el eje conductor de toda la orquesta. No fue una orquesta popular como así tampoco arrastraba multitudes, lo que si era, tanguera de la más alta estirpe, eso lo comprueban las 21 versiones instrumentales que dejó en el disco.
    Nació en París, sus padres eran Los Gobbi, pareja que había llevado el tango a Francia, su padrino fue Angel Villoldo.
    Muy pronto vuelve con sus padres y se radican en Villa Ortúzar y a los seis años comienza sus estudios musicales.
    A los quince años ingresa a la orquesta del teatro Nuevo, la cual estaba dirigida por Antonio Lozzi. Mas tarde, ya como profesional, debuta en el salón Italia Unita. En 1927 se integró a la orquesta de Juan Maglio (Pacho), dos años más tarde se incorpora a la orquesta de Manuel Buzón. Luego de pasar por varias orquestas, entre ellas las de Aieta y Antonio Rodio, - año 1929 – Gobbi deja el violín para dedicarse a tocar el piano en el cine Metrópol. Mención aparte para destacar que Alfredo tocaba los dos instrumentos a la perfección. En 1930 ingresó al conjunto Vardaro – Pugliese, junto a Troilo, formarían uno de los más inolvidables sextetos que se hayan escuchado. En 1931, tras la disolución del sexteto, arma otro con Pugliese, disolviendo el mismo en 1931, año en que retorna a la orquesta de Manuel Buzón.
    En 1932 decide formar su propia orquesta, debutan en el café Buen Orden de la calle Brasil, esquina Bernardo de Irigoyen, el personal de la misma se conformaba así: Aníbal Troilo y Alfredo Attadia (bandoneones), José Goñi (hermano de Orlando), segundo violín, Agustín Furchi (contrabajo) y como pianista, su gran amigo, Orlando Goñi. La orquesta de estilo decareano, todavía no era para un público en general, sino para tanguistas exclusivos y muy exquisitos, a raíz de lo cual tuvo que ser disuelta por falta de trabajo. En 1935, Gobbi fue el primer violín de la orquesta de Pedro Laurenz. También, años mas tarde se desempeñó como  pianista de la orquesta de Pintín Castellanos,  - corría 1941 -,  año en el que nuevamente formó otro conjunto y un año mas tarde ya estaba  presentándose en la boite Sans Souci. Esta nueva orquesta de Gobbi, tenía a verdaderos talentos en su formación: Bernardo Germino y Antonio Blanco, junto a Gobbi en los violines, como pianista, Juan Olivero, los bandoneones estaban a cargo de: Deolindo Casaux, Toto D’Amario y Ernesto Rodríguez, el contrabajo lo tocaba Juan José Fantin, siendo los cantores iniciales  Walter Cabral y Pablo Lozano. Tuvo que esperar hasta 1945 para entrar triunfal en las emisoras Belgrano y El Mundo, radio en la que animaba los bailables de los domingos. En 1947 fue contratado por RCA Víctor, sello en el que grabó hasta 1958, dejando 76 registros, finalizando su etapa discográfica, ese mismo año de 1958, dejando seis versiones más para el sello Orfeo. De allí en más sus actuaciones fueron esporádicas, alternando su labor como solista en locales nocturnos del barrio del Once.
    Los vocalistas que pasaron por su orquesta fueron la mayoría de gran renombre: Oscar Ferrari y Walter Cabral (ex de D’Arienzo), estos no llegaron al disco. Luego vinieron Carlos Heredia, Hugo Soler, Pablo Lozano, Héctor Maciel, Jorge Maciel, Angel Díaz, Héctor Coral, Carlos Almada, Tito Landó, Alfredo del Río, Mario Beltrán y Carlos Yanel. En el total de su discografía sumó 82 registros en dos sellos discográficos, Víctor, (16-5-47 al 8-10-57)  y  Orfeo, (17-4-58 al 31-07-58), 19 versiones fueron instrumentales.


Title: 01 La enterriana - Alfredo  Eusebio Gobbi (p) - Duo Carlos Heredia y Hugo Soler - 16-05-1947
Artist: Alfredo Gobbi y su Orquesta
Album: Publicación de Tango Radio y más Historias
Title: 02 La Viruta - Vicente Greco - 16-05-1947
Title: 03 Amor de forastero - Guillermo Lopez y Domingo Roldan - Duo Carlos Heredia y Hugo Soler - 30-07-1947
Title: 04 Jueves - Udelino Toranzo - 30-07-1947
Title: 05 Adoracion (Vals) - Ramon Arguello - Duo Carlos Heredia y Hugo Soler - 08-11-1947
Title: 06 Barcarola triste - Alberto Neri y Antonio Blanco -  Hugo Soler - 04-11-1947
Title: 07 Amemonos (Vals) Ocampo - Flores y A. Gobbi -  Duo Carlos Heredia y Hugo Soler -31-01-1948
Title: 08 El incendio - Arturo de Bassi -31-1-48
Title: 09  Muchachos yo tengo un tango - Naty Paredes - Pedro Lozano - 12-05-1948
Title: 10 Tierrita - Agustin Bardi y J. Fernandez Blanco - Héctor Maciel - 12-05-1948
Title: 11 Independiente club - Agustin Bardi - 08-09-1948
Title: 12 Remembranza - Mario Melfi y Mario Batistella - Jorge Maciel - 8-9-48
Title: 13 La vieja serenata (Vals) - Teofilo Ibañez y Sandalio Gomez -Jorge Maciel - 31-1-49
Title: 14 Puro apronte - Domingo Platerotti - 31-1-49
Title: 15. El pollero -Hector Marco - Jorge Maciel - 24-03-1949
Title: 16 Orlando Goñi - Alfredo Gobbi - 24-3-49
Title: 17 No la traigas - Hector Gentile y Reinaldo Ghiso - Angel Díaz - 25-07-1949)
Title: 18 Tu amargura (Vals) -Laureano Martinez Smart - Duo Jorge Maciel y Angel Diaz -25-07-1949
Title: 19 Por que soy reo - Velich-Meaños y Rossano - Angel Díaz - 13-10-1949
Title: 20 Racing Club - Vicente Greco - 13-10-49
Title: 21 Chuzas - Agustin Bardi - 21-12-49
Title: 23 Mala entraña - Héctor Coral -y Celedonio Esteban Flores - Hector Coral - 27-03-1950
Title: 24 Ya no eres mia - Hector Marco - Jorge Maciel - 27-3-50
Title: 25 Estas en mi corazon - Blanco y Camilloni - -Jorge Maciel - 18-4-50
Title: 26 Pelele - Pedro Maffia - 18-4-50
Title: 27 Salto mortal - J.D.Vivas y J Mazzaroni - Jorge Maciel - 31-10-50
Title: 28 Tropa - P. Blanco y A. Villar - J. Maciel y H. Coral - 31-10-50
Title: 29 Traicionera - Juan Ghirlanda y Luis Garros Pe - Héctor Coral - 23-11-1950
Title: 30 La intriga - Hector Stamponi y Hector Marco - Jorge Maciel - 23-11-1950
Title: 31 Estrellita del sur (vals) Felipe Coronel Rueda -Duo J. Maciel y H.Coral - 26-4-51
Title: 32 La catrera - Arturo de Bassi - 26-4-51
Title: 33 Calor de hogar- Eugenio Carrere y J. Fernandez Blanco - 26-05-1951
Title: 34 Que me quiten lo bailao - Miguel Buccino - Héctor Coral - 26-06-51
Title: 35 El andariego - Alfredo Gobbi 27-06-1951
Title: 36 La numero cinco - R Yiso y O.Cuffaro - Jorge Maciel - 27-6-51
Title: 37 Como las margaritas (vals) -  H.Gentile y J.Rotulo - J. Maciel y H.  Coral - 30-4-52
Title: 38 Nueve puntos - Francisco Canaro - 3-4-52
Title: 39 As de cartón - Pardo, Vlapiana y Barboza - Carlos Almada - 28-04-53
Title: 40 Tu angustia y mi dolor - A.Gobbi y J. Camilloni - Jorge Maciel - 28-4-53
Title: 41 Aunque seas mujer (Vals) Arturo Gallucci y Abel Aznar - Carlos Almada - 09-06-1953
Title: 42 Para que vivir así - L. Leocata y R.Yiso - Jorge Maciel - 9-6-53
Title: 43 Por eso canto asi - Luis Pereyra y Antonio Canto - Carlos Almada - 27-10-1953
Title: 44 Si sos brujo - Emilio Balcarce - 27-10-1953
Title: 45 Canzoneta - Lary y Suarez - Jorge Maciel - 22-6-54
Title: 46 Cuatro novios - Alfredo Gobbi . Vergara y Salina - Tito Lando - 22-06-1954
Title: 47 Fraternal - Ismael Spitalnick - 26-8-54
Title: 48 Un regalo de reyes - Pascual Mammone y Reinaldo Ghiso - Jorge Maciel - 26-8-54
Title: 49 El hijo cruel- Arturo Gallucci y Raul Hormaza - Alfredo Del Rio - 13-12-1954
Title: 50 Triste destino -Agustin Magaldi y Antonio Esteban Tello - Alfredo Del Rio - 14-12-1954
Title: 51 Lagrimas y sonrisas - (Vals) - Pascual De Gullo - 14-12-1954
Title: 52 Tu angustia y mi dolor - Alfredo Gobbi y Julio Camilloni - Tito Lando - 14-12-1954
Title: 53 A mis manos (Milonga) Alfredo Gobbi y Julio Camilloni - Alfredo Del Rio - 28-03-1955
Title: 54 Por una muñeca - Emilio Balcarce y Manuel Barros- Alfredo Del Rio 28-03-1955
Title: 55 Camandulaje - Alfredo Gobbi - 13-06-1955
Title: 56 Predestinada - Antonio Blanco y Julio Camilloni - Tito Lando - 13-06-1955
Title: 57 A media luz - Edgardo Donato y Carlos C.Lenzi - 30-06-1955
Title: 59 Que nadie sepa mi sufrir -(Vals) Angel Cabral y Enrique Dizeo - Duo  Alfredo Del Rio y Tito Lando - 30-06-1955
Title: 60 Un tango para Chaplin - Alfredo Gobbi y Bartolome B. Salas - Alfredo Del Rio -30-06-1955
Title: 61 Historia de un amor - Carlos Almaran  - Tito Lando - 14-06-1956
Title: 62 Te estaba esperando - Alfredo Gimenez - Alfredo Del Rio - 14-06-1956
Title: 63 El inquilino (milonga) - Lucero y Mazzea - Alfredo del Rio - 16-7-56
Title: 64 Tuya - Horacio Petorossi - Duo  A.Del Rio y T. Lando - 16-07-1956
Title: 65 Entrador -Mario Demarco -  16-07-1956 mp3
Title: 66 Que facil es decir - R.Sciamarella y L.C.Amadori -  Tito Lando - 16-7-56
Title: 67 El solitario (vals) - Leopoldo Diaz Velez - Duo  A. del Rio y T. Lando - 18-09-1956
Title: 69 Calla - R.Rufino y M. Barros - Tito Lando - 18-9-56
Title: 70 Sin madre -Alfredo Gobbi (p) -  Alfredo del Rio - 18-9-56
Title: 71 Mensajera - Alfredo Gobbi y Julio Camilloni  - Tito Lando - 16-04-1957
Title: 72  Y algun dia - Hector Lettera y Abel Aznar -  Mario Beltran - 16-04-57
Title: 73 El Engobbiao - Eduardo Rovira - 18-6-57
Title: 74  La ultima curda - A.Troilo y C. Castillo -  Tito Lando - 18-6-57
Title: 75 Cuanta angustia - Plaza y Barros - Tito Lando - 25-9-57
Title: 76 Reflexionemos -  Juan P. Marin - Carlos Yanel - 8-10-57
Title: 77 Adios Corazon - Sapelly y Etchegoncelay -  Tito Lando - 17-4-58
Title: 78 Garabatos de mujer - Rodolfo Sastre - Tito Lando - 17-04-1958
Title: 79  Mi colegiala (vals) -  Angel Di Rosa y Roberto Gentile - Duo  A. del Rio y T. Lando - 07-07-58
Title: 80 Saludos - Domingo Federico - 07-07-1958
Title: 81 Dame tiempo - Cristobal Ramos y Francisco Yoni -  Alfredo del Rio - 31-07-58
Title: 82 No me supistes amar - A.Gallucci y Lary - Tito Lando - 31-7-58


DESCARGA ALFREDO GOBBI X MEGA



SI EL SERVIDOR NO RESPONDE, SOLICITA UNA NUEVA SUBIDA A NUESTRO BLOG: tangradymas@gmail.com  

jueves, 10 de mayo de 2012

Arturo Navas - Biografia - 10 de mayo de 2012

Arturo Navas
Arturo Navas Sosa nació en Montevideo el 1° de mayo de 1876 y murió en Buenos Aires el 22 de octubre de 1932. Se lo nombra también como Arturo Navas (así en la propaganda discográfica de la Casa Tagini), Arturo de Nava (cfr. Boris Fuga y Tabaré de Paula) y en el libreto de Justicia Criolla (edición de 1899) aparece, "Navas". Su padre, famoso payador oriental, firmaba Juan de Nava,
En 1897, cuando tenía 21 años, Arturo representó en el teatro "Olimpo", al estrenarse Justicia Criolla, el papel de un guitarrista cantor. El personaje dice de sí mismo que no es payador, sino un aficionado. Poco más tarde, en La ley suprema, sainete debido, como el anterior, a Ezequiel Soria, personifica a un gaucho errabundo y cantor, Calandria, y tiene bastante letra. En uno y otro caso el primer actor fue un español, Enrique Gil. Luego Navas pasa a la compañía de los Podestá, donde cumplió una buena carrera. Inclusive hizo el Alejo de La piedra del escándalo, la pieza de Martín Coronado ofrecida en el "Apolo" en 1902. Ya era un afamado cantor y excelente bailarín de tangos, condiciones ambas que lucía en sus presentaciones escénicas.
En 1930, al intervenir en uno de los famosos filmes cortos que Eduardo Morera hizo con Carlos Gardel, se confesó un hombre viejo, humilde y muy agradecido de que el gran cantor interpretara La vida del carretero, "ese macarroncito que estaba enterrado en el polvo del olvido". Siempre había sido considerado, sin embargo, como el máximo intérprete del canto criollo, autor y cantor -hoy habría que decir cantautor- de milongas, estilos, cifras y también algún tango. León Benarós lo evocó, en 1955, como "un cantor excelente, de voz fresca y agradable, antecesor de Carlos Gardel en la idolatría popular". Algo más tarde, en sus memorias publicadas en 1973, Juan Carlos Marambio Catán (que, en 1913, cuando Navas era un artista hecho y derecho y Gardel pugnaba aún por debutar profesionalmente, largaba la Escuela Naval y se metía en el canto criollo haciendo dúo con Fernando Nunziata) dejó escrito: "Saúl Salinas era, en esa época, una de las figuras más populares por la calidad de su voz y por la novedad de su repertorio, ya que era casi en su totalidad cuyano, Arturo Navas era otra gran figura de la canción, en esos años la más importante. Precisamente se hallaba en esos días actuando en el teatro "Ópera" de Rosario» cobrando $ 2.- la entrada, lo que se consideraba un precio excepcional para oír a un cantor popular que actuaba solo, sin número de relleno", Y lo describe: "Navas era un hombre alto, delgado, muy acicalado, muy elegante, vestía un saco negro cruzado y unos pantalones de fantasía de perfecto corte inglés, botines de charol y un sombrero gris, tipo diplomático, como le decían entonces".
También por aquellos años Gardel cultivó la amistad de Navas, de quien recibía consejos y enseñanzas y a quien admiraba profundamente. Juntos frecuentaban los camarines de los teatros, donde solían pasar dos o tres horas cantando, según testimonio de César Ratti, recordado por Orlando Del Greco. Cultor él mismo del canto criollo, Gardel tenía debilidad por La vida del carretero, la más famosa página de Navas, que data muy de comienzos del siglo. La grabó dos veces, en dúo con Razzano en 1922 y solo en 1928. Con ella comenzaba ritualmente sus presentaciones artísticas en Francia. La parte silbada la hacía con gran entusiasmo.

Se dice que Arturo de Navas fue payador. Para entonces la payada y el canto criollo andaban bastante confundidos, como lo muestra el citado pasaje de Justicia criolla. El payador improvisaba y confrontaba con otro en las payadas llamadas de contra-punto. El cantor criollo interpretaba canciones, propias o ajenas, compuestas con anterioridad, A veces también payaba, y algunos con gran destreza, como Ángel Greco, por ejemplo. Los cantores criollos fueron con las tonadilleras y, un poco más tarde, con los actores de comedia y las bataclanas, los precursores del cantor y la cancionista de tango. El mayor de todos, Carlos Gardel, emigró del canto criollo y creó el tango canción. Arturo de Navas fue apagándose como el género que cultivaba.

viernes, 4 de mayo de 2012

Hector María Artola - Biografía - 4 de mayo de 2012


Héctor María Artola
El bandoneonista y arreglador Héctor Artola nació en San José de Mayo el 30 de abril de 1903 y murió el 8 de julio de 1982. El historiador Luis Adolfo Sierra dejó escrito que «a Argentino Galván y a Héctor Artola corresponde la sistematización del arreglo musical en el tango; Galván y Artola fueron los dos grandes creadores que llevaron al atril al tango instrumental».
El arreglo no es, como tal vez pudiera suponerse, producto del protagonismo de algunos tanguistas que pasaron por los conservatorios y quieren aplicar a creaciones ajenas lo que en ellos han aprendido; por el contrario, lo considero tan esencial del tango como la interpretación y tal vez no menos que la creación misma. Un tango, como cualquier composición musical, es un conjunto de sonidos y no de los signos que los representan. Esos sonidos requieren, para existir, de los instrumentos o de la voz humana, pero también de alguien que los haya concertado y; si fuera el caso, enriquecido  mediante  los  recursos  propios  del  arte  musical. Enrique Delfino recordaba -y sus recuerdos se afincaban en la segunda década del siglo que finiquita- que los creadores manifestaban rústicamente sus creaciones por medio de sus instrumentos y que los intérpretes anotaban presurosamente las notas que iban desgranando Arólas o Bardi, para incorporarlas a sus repertorios. No interpretarían puntualmente -es de suponer- las notas registradas de prisa sobre el pentagrama. Con ellas armaban un tango, que es una sucesión de sonidos ordenados de acuerdo con determinada técnica musical y con el empirismo pluralmente aceptado por los oyentes y bailarines. No creo que pueda establecerse con precisión matemática cuánto hay de Arólas y cuánto de Canaro, que fue su primer arreglador, en Una noche de garufa. Al cabo, creación, arreglo e interpretación corresponden a tres formas de autoría, distintas pero todas ellas indispensables. Artola fue un creador. Lo dicen sus composiciones, que no son pocas y de las que prefiero Tango y copas, sobre todo en la versión de Libertad Lamarque (1943). También fue un bandoneonista de "refinado estilo" (Ferrer) y director solicitado y aplaudido una y otra vez. Se lo recordará siempre, sin embargo, -y el recuerdo no es caprichoso- como el músico que en 1953 dirigió para Odeón sus propios arreglos de Nostalgias, Halcón negro, Mi noche triste y Margarita Gauthier, que han quedado como "testimonios cabales de la inteligencia e inspirada labor de Artola" (Sierra).
No debe olvidarse, de todos modos, que Quico Artola hizo la habitual carrera de tanguista, en Montevideo, en Buenos Aires y en Europa, como bandoneonista de conjuntos grandes o pequeños, a las órdenes de músicos que no eran mancos ni hipoacúsicos y que, cualquiera hubiese sido la "cantidad" de música que conocían, se sabían todo el tango: Edgardo Donato, Eduardo Bianco, Juan Bautista Deambroggio (Bachicha). También acompañó a cantantes (con Alfredo Malerba y Antonio Rodio, a Libertad Lamarque); orquestó para Fresedo, para Trono, para Do Reyes, para Vardaro e inclusive integró la orquesta dirigida por Argentino Galván que Roberto Maida organizó, al desvincularse de Canaro, para actuar en el cabaret "Ocean" y que, debió ser disuelta al poco tiempo porque "la gente no salía a bailar". Hizo, en definitiva, todo lo que debía hacer un tanguista y también muchísimo más, y eso en una larga carrera, iniciada en 1924, (en tanto cursaba en Montevideo su segundo año de abogacía), junto al pianista Juan Bauer y el violinista Roberto Zerrillo, y concluida en 1970, cuando las radios estatales, que lo eran casi todas, eliminaron de sus programas a los artistas para reemplazarlos por discos.
Lo que hizo Artola con el tango (y por el tango) habría sido imposible sin una profunda sensibilidad tanguera, que es algo que no se compra en las casas de música, sino parte del patrimonio más íntimo de la propia personalidad. Pero tampoco se hace sin conocimientos musicales superiores al promedio. ¿Qué maestros impartieron a Artola esos conocimientos? Sería bueno saber quiénes fueron para poder nombrarlos con gratitud.



martes, 1 de mayo de 2012

Francisco Alfredo Marino - Biografia - 25 de abril de 2012

Francisco A. Marino
Francisco Alfredo Marino, el autor de  los versos de El ciruja, nació en Buenos Aires, barrio de Almagro, el 30 de enero de 1904 y murió en la misma ciudad el 21 de marzo de 1973.
De chico no más se agenció una guitarra y comenzó a pulsarla de oído, hasta hacerlo con soltura profesional. En 1922 -18 años- se presentó como cantor en el famoso café "Nacional", donde hasta entonces nadie había osado cantar desde el palquito. En 1924 formó con Pablo Eduardo Gómez un dúo que se presentó en el cabaret "Casino Pigalle" y luego en el mencionado café. En éste actuaba, por entonces, la orquesta de Ernesto de la Cruz que, naturalmente, carecía de vocalista. Una apuesta acerca del empleo del lunfardo en las letras de tango movió al cantor y guitarrista Marino a improvisarse letrista. Produjo así una página magistral, un clásico que aún perdura, El ciruja. Este y sus contemporáneos La gayola (Tagini y Tuegols) y Barajando (Escáriz Méndez y Vaccaro) son los últimos grandes tangos malandras: el lirismo de Manzi despuntaba ya tímidamente en Viejo ciego. Los versos de Marino fueron musicalizados por Ernesto de la Cruz, y con la orquesta que éste acaudillaba los estrenó Pablo Eduardo Gómez. Marino jamás los cantó en su vida. Gardel, en cambio, ni corto ni perezoso los grabó ese mismo año, lo mismo que Ignacio Corsini y Rosita Quiroga.
Al siguiente -1927- se lo encuentra a Marino acompañando con su guitarra y junto a las de Iturralde y Barroso a Juan Carlos Marambio Catán. Ese año se casa, y abandona la farándula, pero en 1930 no resiste la invitación que le hace Carlos V. Geroni Flores para incorporarse en la orquesta que estaba formando y con la que llevaría el tango a Europa. Va como guitarrista (los cantores son Julio Vega y Héctor Morel). Pronto, empero, se independiza de la orquesta y forma con Morel un dúo que luego se convierte en trío cuando se les suma la morena americana, Nildey Watkins, cantante de blues. Sus andanzas europeas hacen una suerte de pendant con las de Marambio: el autor de Acquaforte marcha hacia el este y el de El ciruja prefiere España y Marruecos.
Ya de regreso en Buenos Aires Héctor Morel se convierte en Héctor Farrel y Marino se incorpora corno chansonnier en el famoso sexteto de Elvino Vardaro (1934). Pero lo que realmente le tira es el teatro y corno actor se lo ve en dos comedias musicales de Canaro y Pelay, La patria del tango y Mal de amores; donde el canto corría por cuenta de Agustín Irusta, Roberto Fugazot y Roberto Maida. Hizo una buena carrera y se lució inclusive junto a López Lagar que era entonces una especie de marca en el orillo del buen teatro. En el radioteatro, Marino se hizo famoso en las series Los Pérez García y Peter Fox lo sabía. También se asomó al cine argentino en algunas películas como Turbión, El loco Serenata, Pelota de trapo y Su última pelea. Estuvo durante 22 años en radio El Mundo y en 1967 se le confió la dirección de esa emisora.
Marino dio al tango una treintena de letras, además de la versión expurgada de El ciruja, que obtuvo, durante la veda radiofónica del lunfardo, la respectiva aprobación de Radiocomunicaciones. Algunas, como Vieja volanta y El aguatero, no carecen de cierto encanto evocativo. Ninguna alcanza, sin embargo, la altura de El ciruja y ningún verso de la literatura tanguística ha igualado la expresividad del dodecasílabo imbatible que también admiraba Francisco Villaespesa: "campaneando un cacho'e sol en la vedera".
El 30 de junio de 1972 la Academia Porteña del Lunfardo realizó una sesión pública en homenaje a Marino. Marambio Catán recordó episodios de sus andanzas comunes, Luis Ricardo Furlan hizo un análisis poético de El ciruja y yo dije muchas cosas, menos la que repito siempre y digo ahora para salvar aquella omisión: ¡Qué bueno que el autor de El ciruja, justamente el autor de El ciruja, sea todo un caballero! Aquella tarde el autor de El ciruja no pudo agradecer el homenaje porque se puso a llorar.
En 1993, Silvia Laura Papa, alumna de la entonces Universidad del Tango de Buenos Aires, en la cátedra Cantantes de Tango, dictada por Roberto Gutiérrez Miglio, presentó una completa monografía sobre Francisco Alfredo Marino.