Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi

Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi
Tango, Radio y más Historias, blog distinguido por su aporte a la difusión del Tango, sus autores e intérpretes.

viernes, 12 de enero de 2018

Edmundo Rivero - 12 de enero de 2018

                                                EDMUNDO RIVERO

TANGO RECIO
Recio de voz y figura, Edmundo Rivero le inyecta al tango una emoción distinta, a veces conmovedora ternura, en otras inusitado vigor. Pero siempre en la senda recia y sufrida que le otorgaron letristas como Celedonio Flores, Discépolo, Manuel Romero, Cayol. Rivero es el insustituible cultor del "tango recio", amasado con guapezas, con melancolía, con desesperación, con llanto. Su canto es quejido, es dulzura, es emoción, y por encima de todo voz. Rivero canta, no recita. Rivero es recio con expresividad, duro con ternura, vigoroso con calidez. No falsea, no imposta, crea basándose en dones propios jamás desnaturalizados con requiebros falsamente recios que sólo acuden a cubrir el vacío que no puede llenar la voz. ¿Tango recial Sólo Edmundo Rivero? En ninguna otra parte y sólo aquí, en Buenos Aires, y tango de por medio, pudo darse la voz diferente de Edmundo Rivero, demorado nombre para la historia de la lírica porteño aunque su trayectoria advierte un largo ejercicio de años como ejecutante de guitarra. Acaso, la impensada decisión del artista, que derivó en un grato acontecimiento, tenga el recuerdo íntimo de la cita que reveló su acento impar, en el desvelo de horas de patio y "bulín" con testimonio amistoso de la barra alentadora. Después de eso hay como una impronta. Tal vez no deseado por el artista. Pero el hecho resultó que, Edmundo Rivero, pasó a incorporarse al nomenclador de intérpretes que lograron reservarse, en la consideración de su pueblo, el sitio relevante sólo permitido y reservado a los astros.
No extraños sino propios son los elementos que concurren a definir, cuando aparece, la personalidad de este intérprete que renueva otro de sus encuentros en este "TANGO RECIO" que lanza sobre el ancho damero' de la ciudad nuestro sello y cuya aceptación va en el descuento del hecho aprendido y la cosa sabida. Edmundo Rivero, con la generosidad interpretativa que no es necesario destacar con caracteres salientes, reedita en la circunstancia sus dotes de señalado valor, confirma de acentos la singularísima personalidad que le ha deparado un sitio —el suyo— en el mercado artístico ciudadano en el que la consideración lo instaló en el primerísimo plano.
En este regreso, de hondos y cálidos ecos porteños, el cantor informa de palabras, la arquitectura de un idioma propio. He ahí la personalidad del intérprete. Y súmese —a la calidad de la voz que no tiene parecido— la exquisitez de su temperamento hondamente dramático y se obtendrá, libre de discusión, el saldo de su nombre, el mérito de su figura y el "yo mismo" que ha logrado crearse.

Las obras que conforman este lanzamiento conversan de títulos instalados en la memoria del pueblo, pero, en la versión de nuestro artista el hecho constituye siempre una novedad. Afecta este concepto a "El ciruja", "Apología fanguero", "Mis consejos", "Malón de ausencia", "La última curda", "Amurado", "Infamia", "Victoria", "Guapo y varón". "Escolazo", "Si se salva el pibe" y "Calla" que, en definitiva son las obras que integran este larga duración digno de instalarse en la preocupada colección de todo buen amigo del tango. Del tango, con gusto a tango. Vale decir, el que responde al perfil de nuestros sentimientos, a la zona emocional de nuestra alma, al carácter mismo del pueblo mismo. Y en esto Edmundo Rivero tiene contornos de ejemplo. Porque, siendo una voz, es "la ver". La esquinera, porque es de la calle. La del patio que aún perdura. La del café que aún existe. Los planos físicos más auténticos le corresponden por derecho propio. Y esto lo dice una actualidad no muy pródiga de elementos sobre los cuales, el acento varonil de Edmundo Rivero, historia las leyendas que se hicieron verso y música y que, a pura memoria cariñosa, la ciudad entona haciendo coro a su artista personal y por ende inconfundible.


Julián Centeya

Este viejo disco de vinilo con su contratapa remendada y  al cual le quedan todavía algún residuo de ruido a la entrada, es uno de los tantos discos que marcaron el éxito de Edmundo Rivero como cantor. En esta oportunidad acompañado y acompañándose con su guitarra, nos deja estas memorables páginas, joyas de nuestro tango.

Title: 01 Infamia- Enrique Santos Discepolo
Artist: Edmundo Rivero
Album: Tango Recio
Comment: Disco L.P del sello DM -70033- Publicado por: Tango, Radio y más Historias.

Title: 02 Victoria - Enrique Santos Discepolo

Title: 03 Guapo y varon - Manuel Romero y Enrique Delfino

Title: 04 Escolazo – Anselmo Aieta y Francisco Garcia Jimenez

Title: 05 Si se salva el pibe – Francisco Pracanico y Esteban Celedonio Flores

Title: 06 Calla -Roberto Rufino y Manuel Barros

Title: 07 Apologia tanguera - Rosita Quiroga

Title: 08 El Ciruja - Ernesto de la Cruz y Alfredo Marino

Title: 09 Malon de ausencia - (Aire de malambo) Edmundo  Rivero

Title: 10 Mis consejos - Hector Marco -

Title: 11 La ultima curda- Anibal Troilo y Catulo Castillo

Title: 12 Amurado - Pedro Maffia y Jose De Grandis

SI EL SERVIDOR NO RESPONDE, SOLICITA UNA NUEVA SUBIDA A NUESTRO BLOG: tangradymas@gmail.com


ZIPP- DESCARGA EDMUNDO RIVERO