Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi

Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi
Tango, Radio y más Historias, blog distinguido por su aporte a la difusión del Tango, sus autores e intérpretes.

domingo, 6 de agosto de 2017

Rosita Quiroga - 6 de agosto de 2017

                                   Rosita Quiroga

(13 de enero de 1896 – 16 de octubre de 1984) – Cancionista- Nombre de familia: Rosa Quiroga Rodriguez

Nació en el barrio porteño de La Boca el 13 de enero de 1896 y murió en su casa de la avenida Callao el 16 de octubre de 1984. No fue la primera cancionista de tangos; entró place, en un final de bandera verde: grabó el primero de su repertorio -La tipa- poco después de que la Maizani cantara Padre nuestro, el 27 de julio de 1923. Ambas procedían del canto criollo, pero Rosita ya era famosa y Azucena, seis años más joven, una desconocida.
La madre de Rosita era una china cordobesa, doña Serapia Quiroga, y el padre, un carrero asturiano que cargaba carbón en el Riachuelo. Cursó hasta cuarto grado en una escuela de la calle Patricios y "justo a los 14 abriles" dejó el aula y se puso a estudiar canto: tuvo más suerte que su hermano Leonardo, que quería ser bandoneonista, a quien ni su maestro Arólas pudo sacarlo más o menos pasable. Rosita cantaba en las comparsas y en los festivales, pero un día el asturiano plantó a su mujer y a sus hijos y como urgía parar la olla, se fue a probar suerte en un teatrito de Bahía Blanca, cuyo propietario, un señor Muscari, la había escuchado cantar. No triunfó como estrella, pero en cambio fueron felices sus amores y pudo cantar sin apremios económicos y sostener con cierta comodidad a su madre y a sus hermanos, porque era muy familiera y lo fue hasta su último aliento.
Mas como todo se acaba en esta vida, la fatalidad la devolvió al desamparo y pensó entonces, seriamente, en vivir del canto y con el canto mantener a los suyos. Volvió a Bahía Blanca -terreno conocido- con una carta de Panchito Martino para Carlos Gardel, que con su chaperón José Razzano triunfaba en el teatro Municipal de aquella ciudad. Esto ocurrió en septiembre de 1918. Gardel leyó la carta, semblanteó a la gordita de 22 años que tenía enfrente y le dijo: Así que usté es Rosita la chacarera. De aquella broma de típico cuño gardeliano nacería una persistente enemistad entre ambos artistas. Ella se abrió camino sin el apoyo de Gardel y, como entre la gente de la alta sociedad había muchos aficionados al canto criollo, en ellos buscó amigos, y encontró a los Villar Sáenz Peña, que le abrieron luego las puertas de la Victor. No llegó a la sala de grabación, empero, sin una larga carrera teatral -porque Gardel-Razzano le habían conquistado los mismísimos escenarios al canto criollo-, y en el Empire compartió el cartel, cantando en dúo con Rosita del Carril (en los papeles, Rosita Pérez), hasta con Ekhaterina de Galantha.
Por los principios de la década del 20, Rosita era ya una especie de jefa de relaciones públicas de la Victor, donde convirtió en estrellas a dos figuras señeras del tango, Mercedes Simone y Agustín Magaldi. Ella misma grabó para ese sello más de doscientas composiciones, que se difundieron por todo el mundo y, durante la segunda guerra mundial acompañaban a no pocos japoneses, mientras tronaban los aviones encima de sus refugios. Comenzó a ganar mucho dinero y a derrocharlo en lujos y diversiones que incluían el hipódromo. Pronto, empero, abandonó el despilfarro y supo conciliar la buena vida a lo grande con una sabia administración de sus recursos, tan sabia que hasta se hizo construir un palacete por Armesto, Casado y Sastre, y luego habitó departamentos en la avenida Posadas y en Callao, por los tiempos en que ya no amustiaba por esta avenida el cochero de El pescante y comenzaba a rodar la luna de Balada para un loco. Por esos años hizo un viaje triunfal a Japón y recibió, junto con Quinquela Martín y Edmundo Guibourg, el Farolito de Oro de la Academia Porteña del Lunfardo. Esta institución la contó entre sus más queridas amigas y un retrato de la bella Rosita adolescente decora sus muros.
El anecdotario de Rosita ha circulado tanto como los chistes de Ciríaco Ortiz. Ella hizo un tango a su medida -un tango de cámara, o de boliche-, lo silabeó con una prosodia de eses muy dulces, con entonación canyengue, que avanzaba lentamente, como si no arrastrara los versos del negro Cele sino la chata de su padre. Fue como la contrapinta de Azucena, de Ada, de Mercedes, de la Liber. Fue ella, Rosita, la divina Rosita.


Fuente: Mujeres y Hombres que hicieron al Tango – Por José Gobello


Title: 01 Carro viejo - Fernando Montoni y Maximo Orsi -  07-08-1928
Artist: Rosita Quiroga
Album: Hoy Canta Rosita
Comment: Publicado por: Tango, Radio y más Historias

Title: 02 Gran señor - Enrique Cadicamo y Fausto Frontera -03-02-1927

Title: 03 Tengo miedo - Jose Maria Aguilar y Celedonio Esteban Flores -25-11-1926

Title: 04 Puente Alsina - Benjamin Tagle Lara -21-12-1926

Title: 05 Mocosita - Gerardo Hernan Matos Rodriguez y Victor Soliño -08-04-1926

Title: 06 Negro - Adolfo Antonio Mondino y Victor Soliño -24-08-1926

Title: 07 Dejalo - Salvador Merico y Vicente Martinez Cuitinio -25-06-1928

Title: 08 Sentencia - Pedro Maffia y Celedonio Esteban Flores -17-05-1926

Title: 09 Julian - Edgardo Donato y Jose Luis Panizza -03-12-1926

Title: 10 Que Vachache - Enrique Santos Discepolo -11-06-1928

Title: 11 Fumando espero - Felix Garzo y Juan Viladomat Masanas -11-07-1927

Title: 12 Sentimiento malevo - Antonio Buglione y Enrique Cadicamo -27-08-1929

Title: 13 Vete - Adolfo A. Mondino y Victor Soliño -07-10-1926

Title: 14 Viejo coche- Eduardo Pereyra y Celedonio Esteban Flores -19-07-1926

Ante cualquier problema con los link que no puedan bajar, alguna pregunta o mensaje por favor dirigirse a mi mail.
hpalazzo1944@gmail.com