Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi

Distinción del Centro de Cultura Tanguera Alfredo Belussi
Tango, Radio y más Historias, blog distinguido por su aporte a la difusión del Tango, sus autores e intérpretes.

viernes, 4 de abril de 2014

Roberto Maida 4 de Abril




 ROBERTO MAIDA


Cuando se quiere recurrir a las orquestas que han tenido mayor predicamento en la historia de nuestro tango, inevitablemente surge en primer término la de Francisco Canaro. Que tuvo la particularidad de ser un permanente "semillero" de músicos y de intérpretes.

Uno de ellos, Roberto Maida, aparecido durante la década del "30, es tal vez el vocalista que se ajustó más cabalmente al estilo del músico uruguayo. Coincidiendo su presencia, además, con la época de mayor renombre y de mayor actividad del conjunto de "Pirincho". Por supuesto, no son los únicos méritos que acredita este intérprete, quien

años antes había intentado la "aventura" de la conquista de Europa. Algo que sólo le estaba permitido a los audaces... y a los capaces.

Estaba cantando en un bar de Matheu y Victoria, donde se ubicaba el Mercado Spinetto. Eran propietarios del mismo los hermanos Damonte, con quienes hacíamos un trío vocal. Tenía dieciséis años. Y allí me escuchó un tal señor Balbis, quien me propuso debutar profesionalmente en el Segundo Coliseo. Acepté encantando, porque ese teatro representaba, además, algo así como la prueba de fuego por donde pasaron otros grandes intérpretes. Tuve la suerte de que allí se interesó quien en ese momento era administrador de la empresa Lococo, el señor Anselmi.

Se reunió con los hermanos José y Antonio Galvani, propietarios del Segundo Coliseo, y les dijo que me quería llevar porque iban a inaugurar una nueva sala, el Astral.

Como advirtieron que era una posibilidad importante para mí, me dejaron ir. Era 1928. Anselmi, entonces, me dijo: "¿Cómo podes sercantor con ese nombre? Hay que buscar otro". Allí, "murió" Domingo y surgió Roberto. Allí dejé paso a mi nombre verdadero para adoptar el otro, por el cual me conocen todos.

Mi trabajo en el Astral no pudo ser más auspicioso. El conjunto que me acompañaba estaba integrado por Miguel Caló, Armando Baliotti, Domingo Cuesta, Luis Adesso y Raúl Kaplún. Y allí estrené Esta noche me emborracho, entre otras cosas.

—¿Y cuando concluyó esa temporada, qué pasó?

—Se disolvió la orquesta y comencé mi actuación como solista por los barrios. En cierta ocasión llegué al Nilo, de San Juan y Boedo. Los González Castillo vivían enfrente. Y Cátulo, quien en sus ratos libres se cruzaba a tocar el piano, trabó amistad conmigo. Hasta que me propuso, el día del santo de su padre, ir a su casa para cantar. En aquella fiesta estaban García Velloso, Pico, Bacares y Sánchez Gardel, todos hombres vinculados con la literatura. Y también estaba don Manuel Gorma, un fuerte industrial barcelonés. Este, en plena fiesta, le dijo sin pensarlo a Cátulo: "Hombre, ¿te quieres ir a España?". La respuesta no se hizo esperar: sí. "Pero te llevas a este chico de cantor...", agregó el industrial. Allí comenzó todo. Decididos a emprender el viaje, nos fuimos al viejo Marzotto (el de la calle Lavalle), donde paraban todos los músicos. Allí tuvimos la primera desilusión: con el contrato en la mano, ningún músico quería acompañarnos. Salimos a la calle y tratamos de pensar en nombres que podían seguirnos. Yo sabía que al lado de casa vivía Miguel Caló, con quien ya había cantado
en el Astral. Además tenía otro vecino, Estanislao Savarese, quien tocaba el violín. Castillo recordó que conocía tres hermanos, Garlitos, Ricardo y Alfredo Malerba. A todos ellos se les sumó un mendocino, Flores. Decidimos incorporar al contrabajo allá. Y así

fuimos...

—¿Y qué tal les fue?

Recorrimos España durante un año y medio con gran éxito. Llevábamos un repertorio nuevo, con tangos que aún no conocían. Pero además, sorprendía la juventud de todo el grupo. El mayor, Cátulo, tenía veintidós años. La noche del debut, cuando se levantó el telón, un murmullo recorrió "¡Son unos crios!" Esa noche hasta Gardel estaba presente. Pero yo tuve otra etapa en Europa, a partir de cuando la orquesta regresó al país. Finalmente, estuve cuatro años en el Viejo Mundo. Una vez disuelta la orquesta, me fui a París y me incorporé al conjunto de Manuel Pizarro. De allí pasamos a Alemania. Y después, a Londres. No me puedo quejar. Tocamos junto con hombres como Duke Ellington, Paúl Whiteman,Benny Goodman, Nat Shilkret.

Nos presentamos en el Lido, en el Camps Elyseés, en el Bagdad, en el Empire. En Biarritz nos encontramos con el Príncipe de Gales, quien estaba participando en un torneo de golf y era amante del tango. Justamente había aprendido a tocar el bandoneón en su visita a la Argentina, en 1925. Pero sólo tocaba Buen amigo. Lo hicimos subir al palco, y tocamos más de media hora Buen amigo... Había que quedar bien, ¿no? A raíz de eso, precisamente, pudimos viajara Londres donde actuamos durante siete meses. En realidad, los ingleses no querían saber nada con el tango. Pero cuando él se presentaba,todo el mundo salía a bailar. Era 1932. Regresamos a París, y al poco tiempo recibí un telegrama de radio Belgrano para trabajaren las audiciones Griet. Un año estuve allí: todo 1933.

—Hasta que llegó la oportunidad de Canaro...

—Sí: fue en 1934. Pero tengo que aclarar que no fue con él como accedí al disco. Antes de partir para Europa, ya había grabado en el sello Columbia como solista. Y luego, gracias a la ayuda que recibí del poeta y periodista Luis Rubinstein, me mantuve vigente a través de las diversas noticias que iba publicando de mis actuaciones. El fue, además, quien propició mi contratación para Belgrano. Una vez terminada mi labor allí, otro hombre de tango y de radio, Pablo Osvaldo Valle, me consultó acerca de la posibilidad de trabajar con Canaro. Acepté y comencé con el.
—¿Su momento de máxima repercusión?

Si, desde ya. Trabajar con Canaro sobre todo cuando yo estuve, que fue su período de mayor actividad era saber que se llegaba a todos. Grabaciones —tengo más de doscientos cuarenta—, teatro las comedias musicales de Canaro, como Rascacielos, La Patria del tango y Mal de amores— y cine actué en Por buen camino y Dos amigos y un-amor—, me permitieron llegar a todos los públicos. Estuve hasta principios del '39. Fue la mejor época de Canaro. En realidad, se presentaba "con su cantor Roberto Maida". Durante todos los años el contrato especificaba que yo tenía la exclusividad como cantante. Es que yo entendía que el sacrificio que había hecho durante años como cantante no podía mezclarlo con la trayectoria de otros intérpretes. Cuando Canaro creyó que lo mejor para la orquesta era incluir a otros  vocalistas, yo preferí retirarme. Fue así como reinicié mi labor como solista. Formé una orquesta muy importante, que debutó en radio Belgrano. Los intérpretes eran éstos: Antonio Rodio, Héctor Artola, Tití Rossi, Jaime Gosis, Enrique Núñez, De Lorenzo y en los arreglos, Argentino Galván.

Con esta orquesta debutamos en un night club, el Ocean. Estuvimos trabajando un año y medio. Pero seré franco: lo hicimos gracias a la buena voluntad de los propietarios. Porque era una orquesta "para escuchar", no para bailar. Con la sola mención de los intérpretes, se puede advertir que hacían tango de avanzada. Sin deformarlo, por supuesto, pero logrando joyas musicales. En ese tiempo, todos los músicos (Troilo y Pugliese, entre ellos) venían a escucharla.

Luego surgió un contrato para presentarme en Bolivia y Chile. Se disolvió el conjunto. En 1949 me casé y decidí abandonar la profesión, para dedicarme a otras actividades. Hasta que recientemente, merced al apoyo de buenos amigos, volví a presentarme en diversos sitios públicos. Y como la gente me recibió bien, proseguí. Así viajé a Colombia. Jamás imaginé que allí sería tan bien recibido. El delirio que el público de aquel país siente por mi me ha reconfortado y me ha hecho pensar en la posibilidad de seguir presentándome allí. Esta aceptación que me han demostrado me anima a continuar.

Los discos de TRH de la Colección Canaro  vienen ordenados
por número de orden en la discografía- número de disco y fecha de grabación. Título del tema- compositor y autor.


 Fuente Y fotografías:
                             

DESCARGA MEGA